Origen

Mensaje

Construyendo una nueva sociedad

Templo Bahá'í

Igualdad entre el hombre y la mujer

La realidad de cada ser humano es su alma, la cual no tiene género. Nuestra nobleza yace en la capacidad de crecer espiritual e intelectualmente y de convertirnos en una fuente de apoyo y ayuda a otros. Cada mujer u hombre tiene talentos y capacidades que, a través de la educación, pueden desarrollarse y expresarse en el servicio al bien común. La igualdad entre las mujeres y los hombres es, entonces, una verdad fundamental sobre la naturaleza humana, que tendrá que ser reafirmada en todo tipo de interacción social, ya sea en el hogar, en las comunidades, en el ambiente laboral y en los gobiernos.

El camino hacia la igualdad, sin embargo, no es fácil; la opresión hacia las mujeres aún es sistémica. Todos debemos cuidadosamente examinar nuestros sentimientos y actitudes, muchos de los cuales tienen sus raíces en hábitos inconscientes, que impiden el avance de la mujer y como efecto limite el crecimiento del hombre. El desafío no es simplemente abrir más oportunidades para las mujeres en el orden social actual, sino crear un nuevo orden social que transforme las relaciones de dominancia y competencia en relaciones de colaboración, cooperación y reciprocidad.

Justicia y Unidad

La convicción de que todos somos parte de una sola familia humana, provenientes de un mismo Creador, es una creencia esencial de la Fe Bahá’í. El establecimiento de una civilización global justa y pacífica necesita la aceptación generalizada de este principio y es una condición preliminar a la unificación del Planeta.

Leer más

Religión y Transformación

La comprensión de la Realidad Divina está más allá de nuestra capacidad, sin embargo, para cultivar nuestras capacidades, Dios ha enviado Mensajeros Divinos a lo largo de la historia para educar a la humanidad sobre su realidad espiritual de manera progresiva. La religión es el instrumento a través del cual el Mensaje Divino nutre al hombre y a la sociedad.

Leer más

La vida del alma

El progreso humano es alcanzado a través del desarrollo de las cualidades de nuestras almas. Estas cualidades sirven como base para nuestro desarrollo en la próxima vida, la cual es esencialmente espiritual y no material. La oración contribuye a este desarrollo permitiendo una conexión íntima y personal con Dios.

Leer más

Igualdad entre el hombre y la mujer

La realidad del hombre radica en su alma, la cual no tiene género. La igualdad entre los hombres y las mujeres es una realidad que debe ser reafirmada en las estructuras sociales. El desafío no es sólo abrir más oportunidades en el orden social actual sino crear un nuevo orden basado en nuevos principios.

Leer más